Follow by Email

Monday, April 27, 2009

Darwin's Newest Dreampond

Darwin evolution Nicaragua
The chancho cichlid, Amphilophus chancho, is a remarkable fish, distinct from several other species of the Midas cichlid species complex in Lake Apoyo. Photo by Ad Konings. 
Thanks to recent species discoveries, we now know of six different species of the Midas cichlid species complex in Laguna de Apoyo, where once only one was known. Similar patterns are found in other lakes in the region, mostly awaiting discovery. The patterns of radiation and speciation in these lakes share important aspects with the Darwin's finches of the Galapagos Islands. One important difference, however: these species all formed within the past 10,000 or so years, as opposed to the hundreds of thousands of years in the Galapogos. The Midas cichlid group consists of dozens of species, with respectively diminutive natural ranges, mostly yet without official names, and they face imminent danger of extinction, through rapidly changing land use patterns on around these lakes. Chemical pollution, siltation, exotic species introductions, and drying lakes threaten them all.

This essay was written for the 200-year anniversary of the life of Charles Darwin, along with the television program Esta Semana, of which the topic was: If Darwin were in Nicaragua, today, where would he be? Laguna de Apoyo! The following essay appeared in El Nuevo Diario, 20 May, 2009.

20 de mayo del 2009
| END

El nuevo charco de sueños de Darwin

Jeffrey McCrary, Ph.D. | Opinión

Muy pocas figuras en los últimos dos siglos han provocado tanto revuelo a nivel mundial como Charles Darwin. Nunca ocupó ningún puesto político, nunca fue miembro de ningún ejército, tampoco era magnate, no jugaba ningún deporte, pero su nombre es reconocido en todo el mundo, sus ideas siguen siendo tema de debate entre alumnos en el colegio, entre creyentes y dudosos en las iglesias, y entre funcionarios públicos en su ejercicio de política educativa.

El concepto que somos los hombres y mujeres hechos de la misma descendencia que otros animales ha provocado horror y repudio en muchas personas, ha sido un tema manejado por políticos y politiqueros. Muchas veces el debate agonizante entre los creyentes y no-creyentes en la evolución, comparan con los pleitos entre fanáticos de deporte, disputando sobre tragos los méritos de San Fernando o Bóer. Los debates entre los “creacionistas” y los “evolucionistas” son realmente debates sobre lo que constituye el método científico, la piedra angular de la ciencia. El método científico no es más que una serie de reglas de juego, que clasifica ideas según las evidencias a su favor o en su contra. En este sistema de reglas, no es aceptada la revelación o la inspiración divina, sino la observación a través de los cinco sentidos plenamente documentable. Darwin no construyó ni enmendó el método científico, solamente era fiel aplicador de ello en las interpretaciones de sus observaciones. Los debates se concentran principalmente sobre cuestiones de fe, creencias, el papel de las fuerzas divinas, etc., por ende, se mantienen al margen del grano de lo que es realmente la ciencia, por lo cual este debate no involucra la comunidad científica.

Hoy, entre los científicos, nadie argumenta que Darwin estuvo equivocado sobre la formación de especies nuevas. Alguna población que pertenece a una sola especie puede dividirse en grupos distintos que, con el tiempo y las variaciones en fuerzas ambientales y las variaciones dentro de la misma especie original, resultan distintas especies, con distintos rasgos físicos y funciones ecológicas en su hábitat. Esta idea tomó forma en la visita de Darwin a su laboratorio transcendental, las islas Galápagos, donde varias especies de aves de parentesco estrecho.

Darwin estudió en particular un grupo de aves de estrecho parentesco en estas islas. Varias de estas especies ocupaban distintos hábitat, cada una con alto grado de especialización. Existir en islas donde las poblaciones se mantuvieron aislados del continente y con pocos otros animales, que pueden presentar competencia para los recursos necesarios de su vida, permitieron dar claros ejemplos de la formación de especies, sobre la cual los animales pueden desarrollar preferencias de selección de pareja.

Tres elementos se combinaron para dar la lección sobre la evolución de estas especies de aves:
1. La población de aves en cada isla perdió continua comunicación con poblaciones en el continente, es decir, se encuentran aisladas las aves en las islas;
2. La especie de la cual las de las Islas Galápagos provinieron, tiene alto grado de variabilidad morfológica y genética;
3. Siendo islas que no tienen acceso a tierra firme y de tamaños demasiado pequeños para sostener a poblaciones de muchos animales, las aves encuentran muchos recursos disponibles, como diferentes fuentes alimenticias, sin competencia de otros animales.

Aunque Charles Darwin nunca visitó a Nicaragua, las ideas sobre la evolución están tomando formas nuevas por evidencia nueva que se deriva de los Grandes Lagos y las lagunas cratéricas cercanos a ellos. Entre los científicos hoy en día, hay debate caliente sobre algunos aspectos de la evolución, y Nicaragua ahora ocupa un enorme papel en este proceso. La humilde mojarra común, un pez prácticamente olvidado por la sociedad, abatido por la tilapia y por la contaminación de aguas, es ahora sujeto de mucha atención de científicos. Ya sabemos que no es una especie, sino varias. Solamente en la bella Laguna de Apoyo, por ejemplo, se cuenta con cuatro especies ya descubiertas que se cree han desarrollado como especies en sus aguas, y tres más en fila para su debida clasificación y asignación de nombre. Aparentemente, todas las mojarras de la Laguna de Apoyo son distintas de las de los otros lugares, y además, parece que todas evolucionaron dentro de este cráter, en los últimos 23,000 años que el mismo tiene. El papel de la selección sexual, promovido por Charles Darwin pero ignorado por muchos científicos durante décadas, en la formación de especies nuevas, parece clave la evolución de nuevas especies; ha resultado en múltiples mojarras en la Laguna de Apoyo y en otros cuerpos de agua en Nicaragua. Estas mojarras son claros ejemplos de un suceso poco documentado, de especies que se formaron de una misma cepa genética, sin enfrentar barreras geográficas, en un espacio reducido y en un tiempo relativamente corto.

Aunque la información generada sobre estas especies es nueva e incompleta, hoy en día nuestras mojarras se presentan en las aulas universitarias sobre todo el planeta como evidencia de la especiación simpátrica, como le llamamos a este evento. La Laguna de Apoyo y las otras lagunas cratéricas comparan con las islas Galápagos por ser hábitats aisladas y donde relativamente pocas especies los han colonizado. A contraste de las Islas Galápagos, las lagunas tienen muy poco tiempo de existencia. El proceso de evolución entre las mojarras en estas lagunas es nada menos que explosivo. A la fecha, son siete especies endémicas de mojarras descubiertas en las lagunas cratéricas de Apoyo y Xiloá, y las investigaciones hasta la fecha auguran algunas docenas de especies más.

En el presente, nuestra fundación ejecuta estudios en coordinación con científicos y estudiantes nacionales, de Fundeci/GAIA, CIRA, UCA y de UNAN-Managua, e internacionales, de Alemania, Finlandia, Australia, México y Estados Unidos, con el objetivo de generar información que permite reconocer, apreciar y proteger nuestras mojarras. Los debates entre los científicos han llegado al nivel más alto de discusión, en la revista prestigiosa Nature, y también han llegado hasta provocar pleitos legales y hasta un despido a un profesor en una universidad de prestigio. Los ojos de la comunidad científica se fijan en los charcos de Nicaragua, y si estuviera vivo Charles Darwin, aquí estaría también.

FUNDECI / GAIA

Comentarios de los lectores

Escribir un comentario

6   Comentarios de lectores

  1. Norepetirporfa | 21:28 - 21.05.2009
    Este articulo -y aboslutamente todos los argumentos- dice lo mismo que dijo otro profesor en la revista Envio de hace unos meses. Por favor no repitan algo que ya dijo otro. Hasta los ejemplos son los mimos. Chocho!
  2. agnes | 18:56 - 21.05.2009
    las ampollas que levanto mi comentario solo evidencia que les hace falta madurez e informacion para participar con seriedad en un debate. el ardor es malo a la hora de razonar, es muy presuntuoso por ejemplo deducir la biblioteca ajena, o creer que la propia es la mejor. es vanal atacar personas y no discutir ideas. yo fui especifica en mi observacion sobre lo errado del escrito y a eso no contestaron. actuen como cientificos no como las viudas de darwin o los aduladores discipulos del señor phd. por ultimo, millares de intentos para crear una bacteria resultado cero. ah! y en el lago victoria en africa hay simpatrica en peces tambien.
  3. RAC | 17:37 - 21.05.2009
    Esta señora agnes, se ve claro que leyó el libro de Behe, el creador de la falacia del Diseño Inteligente, que ni es diseño y mucho menos inteligente. Dice que no hay especies intermedias, por favor doña agnes compre la revista Nature y verá montones, el dia de ayer unos científicos encontraron el eslabon perdido del hombre, actulicese, pues la ignorancia es atrevida. Usted mencionó que ya se tiene el genoma humano y de varios animales, y por medio de ingeniería genetica se han manipulado aves para sacrles cola como sus ancestros los dinosaurios. La mayor prueba de la evolución es las "cicatrices" genéticas que tenemos de ella, pues existen genes desactivados por efectos de la SElección Natural. Una muestra de ello es el atavismo, las personas que nacen con cola en el mundo son bastantes, otro es el hirsutismo, gente que nace con demasiado pelo en la cara y el cuerpo.
    LO felicito señor McCray su exposición es brillante y me alegra que haya cientificos de su talla en Nicaragua. Y por último a la señora Agnes le sugiero que deje leer ese libro tan absurdo llamado "la caja negra de Darwin", y mejor lea a DArwin directamente o a sus defensores actuales de la teoría sintetica, cómo Richard Dawkin.
  4. Mauricio Guerra | 16:58 - 21.05.2009
    A la senora Agnes, me parece a mi que usted es creacionista o algo asi, porque la explicacion de el Profesor McCrary fue completamente clara en la variacion en un tiempo reducido y de una misma cepa genetica. Esa es la teoria de Darwin, un ancestro comun, puede que la gente no le gusta saber que todas las especies vienen de una simple bacteria pero asi es, la evidencia es contundente, para ir en contra de la ciencia, debe de aprender ciencia, no creer en angeles y demonios. Lee El origen de las especies y entenderas mejor.
  5. agnes | 14:56 - 21.05.2009
    algunas afirmaciones de su escrito señor phd estan erradas y exageradas. los cientificos continuan investigando no para argumentar en contra de darwin y sus postulados sino porque su trabajo es investigar y corregir lo errado. le recuerdo la teoria de las pangenesis (un error ya demostrado) que darwin propuso a falta de un estudio genetico como el que luego haria mendel. la ciencia no termina ni empieza con darwin. no existe evidencia de ningun tipo sobre mutaciones embrionaras o macromutaciones capaces de convertir un reptil en una ave por ejemplo (grasse, chauvin, behe). la ciencia a pesar de tener hoy el mapa humano en la mano, no podra tampoco producir un elefante del tamaño de un raton o una jirafa voladora. el mecanismo de la evolucion seguira encerrado en una caja negra.
    las especies de mojarras nicas, al igual que las diminutas orquideas del mombacho (unicas en el mundo), las especies de aves o los desconocidos tesoros de los bosques nacionales etc etc pueden ser curiosidades ecologicas propias del pais pero no confrman ninguna teoria darwiniana en discusion, ni estan en el tope de los estudios cientificos en el mundo. trate que su fervor darwiniano no lo lleve a afirmaciones que contradigan su condicion de cientifico, seamos mas razonables por favor.
Martin Lezama | 11:53 - 21.05.2009
Es un enorme privilegio para la comunidad científica y el desarrollo como nación los descubrimientos de expertos como J. McCrary, K. McKaye, E. van den Berghe en esta época y de los precursores en los años 60 Dr. Astorqui y Dr. J. Villa. Es virtuoso el hecho de encontrar en un país empobrecidos por políticos y politiqueros espacio para el debate científico de alto nivel como el caso de la teoria de la evolución, específicamente la especiación simpátrica y los medios de la selección sexual natural. Felicito a las casas de estudio que fuera y dentro del país participan en el proyecto de los cíclidos de lagunas cratéricas de Nicaragua. Hay mucho por hacer, hay espacio para más y sobre todo para miembros de la comunidad científica nicaragüense, mesoamericana e internacional.

Apoyo Spanish School Nicaragua
Click on the "escudo" to contact us.
Post a Comment